El Portal Global de Toda América

Ayotzinapa, marcha en silencio a tres años de la desaparición de 43 estudiantes mexicanos

AMÉRICA LATINA-SPUTNIK CIUDAD DE MÉXICO. Cientos de familiares de los 43 estudiantes desaparecidos de la escuela normal rural de Ayotzinapa (sudoeste de México) marcharon para exigir justicia al cumplirse tres años del crimen, dijo a Sputnik el abogado del caso ante organismos internacionales, Santiago Aguirre.

“Ante el luto que envuelve a México por los sismos recientes, marcados por la indolencia gubernamental, la sociedad civil salió a exigir sus derechos, justicia y verdad por los desaparecidos con una concentración de luto y solemnidad, en una marcha de silencio”, dijo Aguirre, directivo del jesuita Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez que acompaña la demostración junto con decenas de organizaciones independientes.

Han pasado tres años del ataque cometido contra cinco autobuses en el que viajaban los estudiantes en la ciudad de Iguala, en el estado de Guerrero (sudoeste), “sin justicia ni verdad para las familias, porque el Estado mexicano ha fracasado en el cumplimiento de su responsabilidad”, denunció Aguirre, mientras acompañaba la protesta en una tarde lluviosa en la capital.Los manifestantes se concentraron en el monumento al Ángel de la Independencia y marcharon hacia el llamado “antimonumento” en el Paseo de la Reforma, una reproducción del número 43 antecedido del signo de “más” que representa una crítica a la injusticia de la llamada “Masacre de Iguala”.

Aguirre, que ha representado a las familias ante la Comisión Interamericana de DDHH (CIDH) en Washington y en otras audiencias, dijo que se trató de “un mitin sobrio contra la impunidad”.

Lea también: Ayotzinapa, el paso de la tortuga

Los principales temas pendientes “están relacionados con las falencias e irregularidades de la investigación federal”, dijo el experto, que ha acompañado los tres años del peregrinar de los familiares, para conocer el paradero de sus hijos y hermanos de los jóvenes desaparecidos.

La masacre fue perpetrada la noche del 26 de septiembre de 2014 y en la madrugada siguiente, dejando a seis personas muertas a balazos en distintos ataques, al menos 25 heridas y 43 desaparecidas.Según las pesquisas, seriamente objetadas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la CIDH, los autobuses de los estudiantes fueron atacados a balazos, perseguidos y cercados por patrullas policiales de los municipios de Iguala, Cocula y Huitzuco, del estado de Guerrero, supuestamente confabuladas con presuntos sicarios del crimen organizado.

Los estudiantes viajaban a la Ciudad de México a conmemorar un aniversario de la masacre de Tlatelolco, cometida contra jóvenes universitarios en 1968.