El Portal Global de Toda América

Gran incertidumbre entre los venezolanos por cambios en su moneda

VOANOTICIAS

Los tiempos no dan para José Zambrano. En cuenta regresiva para pasar del bolívar fuerte al bolívar soberano, este trabajador venezolano sólo ha visto la nueva moneda por televisión. En sus bolsillos sólo hay cinco billetes de 100 que el lunes ya no podrá utilizar. Él cree que es necesaria una prórroga para aplicar la medida

“Que eso no se va a dar por completo tu vas a ver que van a salir diciendo que van a prolongar eso, porque va a ser un caos financiero”.

Juan Machado es comerciante. Tampoco ha recibido los nuevos billetes, pero su principal preocupación es saber cómo funcionará su restaurante durante estos días.

“Yo más bien estoy haciendo lo posible de hacer la reconversión imaginariamente y no logro entender. Me han comentado que es probable que los puntos de venta no caigan y que el dinero pase hasta una semana sin llegar a la cuenta. Es probable que cierre el negocio”.

El presidente Nicolás Maduro asegura que este plan busca recomponer la economía anclando el valor del bolívar al Petro, una criptomoneda creada por su gobierno.

“Para desmontar el perverso modelo económico que nos han instalado desde el capitalismo neoliberal”, dijo Maduro.

El economista y analista financiero, Giorgio Cunto, advierte que el gobierno está creando falsas expectativas ya que no ataca el problema de fondo: la hiperinflación que golpea la economía venezolana desde octubre de 2017.

“Mientras la medida no esté acompañada por otras medidas de reajuste estructural y fiscal, entonces, el efecto de la reconversión será infructuoso”.

Para poder ajustarse a la reconversión, hoy los bancos no abrirán sus puertas, pero mantendrán activa su plataforma para hacer transferencias electrónicas y pagos con tarjetas de crédito y debito. El domingo a las 6 de la tarde el sistema financiero se apagará hasta el lunes a fin de prepararse para expresar los nuevos montos en bolívares soberanos.

Esta medida del gobierno venezolano tiene varios antecedentes en la economía de países sudamericanos. Argentina lo ha hecho en cuatro oportunidades; Brasil en cinco y Chile en dos, todos ellos con un promedio de reducción de dos a tres ceros.

Sin embargo, el caso más emblemático es el de Bolivia que en la década de los 80 quitó siete ceros a su moneda.

La Voz de América analiza este caso con el Lic. José Gabriel Espinoza, economista boliviano y co autor del libro “Un Siglo de Economía en Bolivia” y quien desde La Paz, Bolivia, expone datos muy interesantes sobre resultados y efectos.

Luego de ese período Bolivia cerró 2017 con una inflación de 2,71%, el más bajo desde 2009, según datos del estatal Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Colaboración con la entrevista de Gioconda Tapia Reynolds