El Portal Global de Toda América

El Papa Francisco pone en manos de la juventud consolidación de la paz en Colombia

Sputnik.  El papa Francisco invitó a los jóvenes de Colombia a soñar y buscar la paz, en el marco de la campaña “dar el primer paso hacia la reconciliación”, que distingue su visita apostólica de cuatro días al país. “Vuelen alto y sueñen grande”, dijo el pontífice desde el balcón del Palacio Cardenalicio, en el centro de Bogotá, ante unos 22.000 jóvenes congregados en la Plaza de Bolívar.

El Papa afirmó que pese a que miles de jóvenes del país “han vivido momentos difíciles”, marcados por la violencia y la pobreza, “el Señor está en el corazón” de cada uno de ellos, por lo que deben continuar la búsqueda de “la paz auténtica y verdadera”.

Durante su discurso, de unos diez minutos de duración, Francisco también invitó a los jóvenes a acompañar a los mayores para que no se acostumbren “al dolor y al abandono”, y destacó que las nuevas generaciones “son la esperanza de Colombia y de la Iglesia”.Finalmente, ofreció una oración para los asistentes, a quienes bendijo antes de iniciar una reunión con los obispos de Colombia al interior del Palacio Cardenalicio, donde se encuentra en estos momentos.

Lea también: Papa Francisco envía mensaje de “justicia y concordia” para Venezuela

Minutos antes, el Santo Padre recibió de manos del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, las llaves de la ciudad y fue recibido por el cardenal primado de Colombia, Rubén Salazar, a la entrada de la Catedral Primada de Colombia, donde oró ante el lienzo de Nuestra Señora de Chiquinquirá, patrona de Colombia.Francisco, quien se encuentra de visita apostólica en Colombia, llegó el 6 de septiembre en la tarde a Bogotá, de donde partirá el día 8 a Villavicencio (centro), el sábado a Medellín (noroeste) y el 3 de septiembre a Cartagena (norte), desde donde emprenderá su regreso a Roma.

Además: Visita histórica del Papa Francisco a Colombia en medio de un clima de paz

La visita de Francisco era esperada desde hacía meses, luego de que la Santa Sede había dejado entrever que la misma sólo sería posible si el Gobierno lograba alcanzar la paz con la FARC y dejar atrás 52 años de lucha armada, lo cual se logró tras la firma del armisticio entre ambas partes el 24 de noviembre de 2016.