El Portal Global de Toda América

Se avecina tormenta tropical entre Colombia y Ecuador por ventas desleales de arroz y aceite de palma

Las relaciones comerciales entre Colombia y Ecuador están a punto de dar un drástico giro por cuenta de importaciones desmedidas de aceite de palma y arroz con excesivos subsidios.

La voz de alerta la dio el ministro de Agricultura colombiano, Andrés Felipe Valencia, quien anunció que en las próximas horas una carta conjunta con su homólogo de Comercio, José Manuel Restrepo, a las autoridades de comercio ecuatorianas, protestando por lo que el gobierno colombiano considera un comercio desleal desde ese país, a lo que ahora también se suma el creciente contrabando de productos como el acero.

“Colombia no puede seguir siendo tierra fértil para productos agropecuarios de baja calidad y por ello el país no será tierra de nadie para las importaciones agropecuarias”, advirtió, precisamente, el ministro de Agricultura, Andrés Felipe Valencia, al instalar la XIX Conferencia Internacional sobre Aceite de Palma, que se realiza en Cartagena de Indias.

De acuerdo con el ministro Valencia, el gobierno va a poner en marcha una intensa agenda para la gestión de relaciones internacionales de carácter agro comercial, que, precisamente, comenzará por la que denominó “diplomacia sanitaria”.

Lo que se busca, explicó, es evitar que se cometan prácticas proteccionistas contra Colombia a través de metodologías fitosanitarias no adecuadas.

Por ello, agregó “estamos muy pendientes de las discusiones con la Unión Europea sobre ese particular y lo vamos a hacer de la mano de la Cancillería y el Ministerio de Comercio”.

En cuanto al desarrollo de la gestión comercial para los productos agropecuarios colombianos, la estrategia es aprovechar mejor los tratados de libre comercio ya vigentes con el fin de llegar a más mercados y aprovecharlos efectivamente.

El papel de la palmicultura

De otra parte, Valencia destacó el papel que juega el sector palmicultor en la consolidación y estabilización del territorio, demostrando que es posible impactar positivamente a regiones antes conflictivas, a través de una agroindustria bien estructurada y con procesos de altos estándares, que confirman a este renglón de la agricultura como parte de una estrategia fundamental para la verdadera pacificación de distintas zonas del país.

Igualmente, recomendó a los empresarios palmeros a redefinir sus estrategias para enfrentar situaciones como el comportamiento de los precios internacionales, enfermedades fitosanitarias, mejoramiento de la rentabilidad hacia una palmicultura competitiva, exportar aceites debidamente certificados y afianzamiento de la iniciativa “Paisaje Palmero Biodiverso”.

Y como capítulo aparte, les sugirió trabajar en el fortalecimiento de una imagen diferenciada para el aceite de palma, pues, en su opinión, es única y diferenciada con muchos atributos en lo que se refiere a su aporte a nivel social.

Mezcla Obligatoria

Por otro lado, el ministro de agricultura anunció que se llevará a la mesa intersectorial de biocombustibles una propuesta para que se convierta en obligatoria la mezcla de biodiesel en la gran minería.

Advirtió que en la demanda de biocombustibles el sector palmicultor enfrenta enormes desafíos como lo son los costos de las materias primas, los márgenes de los destiladores y los precios al consumidor, además de la permanente innovación de en esta industria.