El Portal Global de Toda América

Quito conserva su belleza arquitectónica al celebrar sus 483 años de fundación española

Andes: La capital ecuatoriana es la primera ciudad declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, en 1978. Su fundación española se registró un 6 de diciembre de 1534 por Sebastián de Benálcazar, por lo que esta urbe celebra sus 483 años de fundación.

En las siguientes fotos invitamos a nuestros lectores a recorrer la parte moderna y el Centro Histórico mejor conservado de América Latina. Quito combina su desarrollo urbano con el Quito antiguo en cuyas iglesias se encuentran los tesoros de la Escuela Quiteña.

El Panecillo es una tradicional elevación natural de 300 metros de altura convertida en un mirador natural de la ciudad de Quito, su nombre en quichua al parecer es Shungoloma, que significa “Loma del Corazón”. Se dice que los españoles le dieron el nombre Panecillo por su forma similar a un pequeño pan. Esta elevación está adornada por la conocida Virgen de Quito,con más de 31 metros de altura, realizada en una aleación de platino, aluminio, estaño y otros metales, obra del escultor Agustín de la Herrán, quien se inspiró en la escultura de la Virgen de Quito de Bernardo Legarda, uno de los escultores más representativos de la Escuela Quiteña.

Columnas del Palacio de Carondelet. Al fondo se observa el monumento en la Plaza Grande que recuerda el Primer Grito de la Independencia en América, ocurrido un 10 de agosto de 1809. Carondelet es la sede del gobierno y residencia oficial del presidente del Ecuador. Fue construido entre los siglos XVII y XIX, por el presidente de la Real Audiencia de Quito, Barón Héctor de Carondelet. Desde 2007, el Palacio se convirtió en un museo de libre acceso para quienes quieran visitarlo.

El bulevar de la 24 de mayo es un lugar de Quito que existe hace más de 90 años, la obra inició en épocas del presidente Eloy Alfaro y era considerada como límite de la ciudad. Hasta los años 40 era zona residencial, entre los 60 y 70 la zona comenzó a tugurizarse con cantinas, ventas informales y prostíbulos. En los inicios de los años 80 el sector era un gran mercado, en donde se vendían los productos que eran cultivados al sur de la ciudad. La zona fue recuperada en 2011 en medio de un proceso de  regeneración urbana, y se convirtió en bulevar, donde se invirtieron alrededor de 5 millones de dólares.