El Portal Global de Toda América

OPINIÓN Las mujeres somos las protagonistas en el gobierno Duque

Por Marta Lucía Ramírez, Vicepresidenta electa de Colombia

Esta Vicepresidencia representa no sólo una conquista histórica, sino que constituye el punto de partida para impulsar desde el Gobierno las políticas públicas y las reformas necesarias para lograr la promoción y garantías de desarrollo que permitan todas las oportunidades que merece la mujer colombiana.

Este año es muy importante en el camino que hemos tenido que recorrer las mujeres colombianas a lo largo de la historia, buscando el reconocimiento a nuestra capacidad, el respeto a nuestros derechos, el empoderamiento y la igualdad de la mujer.

Solo en 1932 bajo el gobierno del presidente Enrique Olaya Herrera, tuvo la mujer el manejo de sus propios bienes; y en 1933 se le permitió la plena participación a la educación universitaria.

En 1954 Josefina Valencia de Hubach y Esmeralda Arboleda de Uribe fueron las únicas dos mujeres como miembros principales de la Asamblea Nacional Constituyente. Esmeralda Arboleda, la primera mujer senadora, la primera mujer embajadora ante la ONU, la primera Ministra de Comunicaciones, la primera Embajadora ante la Unesco y la primera senadora elegida en Colombia. Josefina Valencia, la Gobernadora del Cauca, primera Ministra de Educación.

Gracias a la lucha de ellas dos y a la de tantas otras mujeres como Bertha Hernández de Ospina, María Currea de Haya y tantas otras que desde la Unión de Mujeres de Colombia y la Alianza Femenina de Colombia, movilizaron a la mujer colombiana y gracias al trabajo de todas ellas pudimos conquistar el derecho al voto femenino.

Cuánto debemos a todas esas mujeres y a todas las que nos precedieron más recientemente en el quehacer político.

Cuánta responsabilidad asumimos hoy sobre nuestros hombros. Hoy tenemos que trabajar sin descanso para conquistar la verdadera igualdad de la mujer colombiana.

En el año 1998 fui nombrada como la primera mujer Ministra de Comercio Exterior y en el 2002 tuve el honor de ser nombrada como la primera mujer Ministra de Defensa.

En el año 1998 la mitad de los cargos del Ministerio de Comercio Exterior los ocuparon mujeres y en el 2003 logré, gracias al apoyo del presidente Uribe, que se despejara el camino para que las mujeres de la fuerza pública pudieran llegar al generalato.

Simplemente todas las mujeres que llegamos a los cargos de dirección lo que hemos hecho es pararnos en los hombros de otras mujeres grandes que nos antecedieron.

Todas las mujeres que ocupemos cargos de dirección en Colombia debemos cumplir con la obligación moral de seguir abriendo el camino, reconociendo las capacidades y luchando por la igualdad de las mujeres.

Comparto con todas las mujeres colombianas este momento con orgullo; tantas mujeres anónimas que trabajan en su hogar, en el sector privado, en el Estado, en las distintas instituciones; las educadoras, jueces, enfermeras, médicas, las campesinas, las madres cabeza de familia, las madres comunitarias, las esposas y madres que mantienen unidos los hogares de los colombianos, todas las mujeres hemos forjado esta Colombia, pero la deuda pendiente con la mujer sigue siendo muy grande.

Esta Vicepresidencia representa no sólo una conquista histórica, sino que constituye el punto de partida para impulsar desde el Gobierno las políticas públicas y las reformas necesarias para lograr la promoción y garantías de desarrollo que permitan todas las oportunidades que merece la mujer colombiana.

Hoy ad ´portas de iniciar el nuevo gobierno, tengo el orgullo y sobre todo la enorme responsabilidad de trabajar como Vicepresidente de la República al lado de Iván Duque y del primer gabinete de la historia conformado en un 50 por ciento por mujeres.