El Portal Global de Toda América

Maduro tensa la cuerda democrática de América Latina

Con información de Sputnik y Actualidad RT

A horas de iniciarse un nuevo mandato de seis años como presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, vuelve a retar a la democracia latinoamericana, que a través del grupo de Lima le ha conminado a no posesionarse al tiempo que le ha amenazado con sanciones.

El mandatario venezolano ofrecía una conferencia de prensa antes de jurar el cargo para su segundo mandato que la oposición y parte de la comunidad internacional no reconocen.

​El mandatario destacó en repetidas ocasiones que todos los países deben respetar la soberanía de Venezuela y aseguró que está dispuesto a mantener relaciones diplomáticas con las naciones que así lo deseen.

De hecho, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fijó un plazo de 48 horas para los que doce gobiernos que conforman en Grupo de Lima modifiquen sus pronunciamientos sobre la situación interna venezolana.

“Le hemos dado 48 horas al Grupo de Lima para que rectifique su política intervencionista”, manifestó el mandatario venezolano en una rueda de prensa internacional realizada este miércoles en el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno de eses país, en Caracas.

El jefe de Estado venezolano aseveró que su país adoptará las “medidas más crudas y enérgicas que pueda tomar un Gobierno” si la agrupación de cancilleres adversos a su administración, surgida en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), no rectifica su posición sobre la legitimidad del nuevo mandato de Maduro, que se inicia este 10 de enero.

El presidente venezolano asumirá su nuevo mandato, pero la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) de mayoría opositora, un grupo de 13 países de América Latina, más Estados Unidos, y ahora la Unión Europea, anunciaron que consideran ilegítimo este nuevo periodo.

Tema relacionado: Declaración del Grupo de Lima y el diferendo por el Esequibo

A juicio de estas naciones, Maduro fue reelecto en unos comicios carentes de legalidad.

Por su parte, las autoridades venezolanas sostienen que las elecciones del pasado 20 de mayo, en las que el presidente fue reelecto con más del 67% de los votos válidos y 43% de participación, se realizaron cumpliendo todas las normativas vigentes.