El Portal Global de Toda América

La favela Rocinha: el sueño roto de la pacificación de Río de Janeiro

AMÉRICA LATINA.SPUTNIK

POR Joan Royo Gual

RÍO DE JANEIRO. La favela Rocinha, en Río de Janeiro, fue cercada el viernes por casi 1.000 hombres de las Fuerzas Armadas y más de una decena de tanques, en una macroperación que simboliza el fracaso del sueño de la pacificación de estos barrios de la “Ciudad Maravillosa”, proyecto iniciado hace casi una década y que ahora hace aguas.

“Río de Janeiro no está en guerra, tiene una situación de violencia urbana difícil”, aseguraba la noche de este viernes el secretario de Estado de Seguridad Pública, Roberto Sá, muy criticado por su gestión al frente de la Policía Militar, el cuerpo que se encarga de la seguridad en las calles de la ciudad brasileña.

Después de cinco días de infructuosas operaciones policiales contra el narcotráfico en Rocinha, con múltiples tiroteos que asustaron a los vecinos, el gobernador del Estado de Río, Luiz Fernando Pezão, hizo este viernes un llamamiento de urgencia para que los militares ayudaran controlar la situación en la favela.Varios helicópteros, 950 hombres del Ejército y al menos 14 tanques se desplegaron por el perímetro de la favela, situada frente a la exclusiva playa de São Conrado y a pocos metros de Leblon, el barrio con el metro cuadrado más caro de Río y de toda América del Sur.

Decenas de vecinos se vieron impedidos de llegar a sus casas, 2.500 niños de la favela no pudieron ir a clase, el suministro eléctrico cayó en buena parte del barrio debido al impacto de las balas y los centros de salud echaron el cierre, al menos durante todo el fin de semana.

Lea más: Policía brasileña ofrece 9.600 dólares para quien entregue al jefe narco de Rocinha

La operación del Ejército tenía como objetivo dejar margen a los agentes de la Policía Militar para que entraran de nuevo en la favela en busca de los narcotraficantes de dos facciones rivales que se disputan el control del mercado de drogas en la zona.

Por el momento no hubo detenciones, ni tampoco muertos o heridos en esta favela, aunque sí en otras, siguiendo el día a día habitual en la ciudad.En las favelas de São Carlos, Macacos y Vila Vintém (situadas a decenas de kilómetros de Rocinha) hubo seis detenciones (entre ellos un adolescente) y tres delincuentes heridos.

Según la Policía Miliar estos “desdoblamientos de las operaciones en Rocinha” permitieron incautar dos fusiles, ocho pistolas, ocho granadas, nueve cargadores de fusil, dos cargadores de pistola, dos motos, 29 kilos de marihuana y 260 sobres de cocaína, entre otros bienes.

A pesar de estas conquistas policiales para los especialistas el recurso del Ejército empleado este viernes con urgencia en Rocinha certifica el fracaso de las políticas públicas de seguridad implementadas por las autoridades de Río.

Lea más: Gobierno de Río de Janeiro pide que vecinos de Rocinha se refugien en “áreas de cemento”

A las tradicionales críticas de organizaciones pro derechos humanos, partidos de izquierda y asociaciones de vecinos de las favelas por la truculencia policial y el escaso éxito de estas aparatosas acciones militares se sumaron voces inéditas hasta ahora.

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, fue uno de los críticos; pese a ser aliado del partido que gobierna en Río (el oficialista Partido del Movimiento Democrático de Brasil) pidió la dimisión del secretario Roberto Sá: “Desgraciadamente el secretario perdió las condiciones de comandar la política de seguridad pública de Río”, resumió.La erosión de las políticas de seguridad en Río se agravó en los últimos años y especialmente en los últimos meses, tras la celebración de los Juegos Olímpicos en agosto de 2016.

La esperanza de una paz duradera en las favelas de Río tomó cuerpo en el año 2008, cuando arrancó el proyecto de instalar en estas comunidades las llamadas Unidades de Policía Pacificadora (UPP).

Lea más: Alcalde de Río de Janeiro expresó tristeza por situación de miedo e inseguridad en Rocinha

Estas nuevas unidades policiales querían acabar con la lógica de los enfrentamientos estériles entre policías y narcotraficantes, instalando bases permanentes que funcionarían como policía de proximidad.

En un principio dieron resultados muy positivos, con una caída drástica de los homicidios, pero poco a poco el proyecto se fue desgastando, manchado por escándalos como la tortura y desaparición del albañil Amarildo Dias por parte de agentes de la Policía Militar en 2013, precisamente en Rocinha.La actual crisis financiera que vive el Estado de Río, que apenas tiene dinero para pagar a los policías, acabó de agravar el cuadro: los tiroteos vuelven a ser una rutina diaria, los albergues y hostels para turistas que florecieron en los últimos años en Rocinha y otras favelas empiezan a bajar las persianas.

Mientras tanto los vecinos de estas comunidades asumen resignados cómo se echó por tierra el sueño de la pacificación: “Creo que después de celebrar el Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos ya estamos acogiendo otro macroevento, la 3ª Guerra Mundial”, explicaba con sarcasmo a Sputnik el joven estudiante Thom Motta, vecino de la favela de Rocinha en los últimos dos años.