El Portal Global de Toda América

Bolivia, la nueva llama de inestabilidad política que se aviva en Sudamérica

Bolivia se fue a dormir el sábado en medio de una alta incertidumbre por lo que pueda ocurrir con el inmediato futuro de su presidente Evo Morales, asediado por una férrea oposición y protestas sociales, tras unas controvertidas elecciones.

De acuerdo con la oficial Agencia Boliviana de Información, los candidatos de Comunidad ciudadana (CC) y de Bolivia Dice No (BDN), Carlos Mesa y Oscar Ortiz, rechazaron el sábado, por separado, la convocatoria al diálogo que realizó el presidente Evo Morales a los partidos opositores que obtuvieron asambleístas en las elecciones generales del 20 de octubre, para instalar una mesa de diálogo con el propósito de pacificar el país, ante la arremetida violenta de grupos de choque que causan zozobra en la población.

La misma ABI informaba que grupos vándalicos quemaron y asaltaron la casa del gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, la noche del sábado, cuando una turba de jóvenes llegaron con petardos y dinamitas hasta el domicilio de la autoridad departamental, ubicado en la calle Vicuña y Potosí, al zona Sud de la ciudad de Oruro, informaron vecinos del sector que fueron testigos de ese vandalismo.

 “Han venido personas encabezadas por universitarios en estado de ebriedad, insultando a cualquier persona que quería atajarse hasta querían golpear a las personas que querían proteger la casa; le prendieron fuego y también se llevaron maletas, y lo que han querido, eso ya es vandalismo, delincuencia, no es democracia”, relató con impotencia una vecina del lugar que no quiso dar su nombre por seguridad.

Agregó que esos grupos llegaron de dos partes haciendo explotar petardos y dinamitas, tenían botellas de gasolina y quemaron las cosas que sacaron de las casa de la autoridad junto con llantas que trajeron los manifestantes.

A todo esto se suma una creciente rebelión de fuerzas militares y de policías que comienza a abandonar los esquemas de protección al alto gobierno, al tiempo que se manifiesta que “no arremeterán contra el pueblo Boliviano”.